Niquel electrolítico

Niquel-electrolítico

Nuestro proceso de níquel electrolítico resulta especialmente idóneo para trabajar a bombo sin perder con ello una excelente penetración y brillo.

El baño de níquel trabaja a temperatura superior a la de ambiente, que se controla mediante un cuadro de temporizadores digitales que muestran en todo momento la temperatura. Esta línea permite realizar una producción de 800-1000 kilos / hora, con una producción especialmente indicada para materiales del sector de sanitarios y eléctrico en latón. Se compone de 18 bombos y 9 posiciones de Níquel con tres carros, resultando totalmente programable: intercalado de posiciones de niquel, modificación tiempos de baño, tiempos de escurrido, control de giro de los bombos, etc. Incorpora también mejoras en cuanto a la minimización de residuos y medio ambiente, como son los enjuagues en cascada y en continuo, caudalimetros, tapajuntas, etc.

La automatización de la línea alcanza también a la zona de secado, donde se ha instalado una batería de centrifugas totalmente automática que permite una mínima manipulación del material, reduciendo de esta forma en gran medida los golpes en las piezas. Consta de tres centrifugas de 80 kilos de capacidad programables en tiempo, velocidad y calefacción, carro de traslación y volteador de descarga automático. Se realizan periódicamente análisis de componentes de los baños para conseguir una homogeneidad en el mantenimiento de las concentraciones que permita realizar una producción en serie sin que se presenten problemas de recubrimiento.

Acabado deshidrogenado

Acabado-deshidrogenado

código: Níquel deshidrogenado

En planta de producción contamos con un horno de deshidrogenado con una capacidad aproximada para 1.000 kilos de tornillos. Consta de 12 bandejas extraíbles y con un sistema de control automático de termostato (temperatura máxima de 200 grados) con avisador acústico y control de tiempo restante.

Las piezas se secan siempre antes de introducirlas en el horno para realizar el deshidrogenado, para evitar las manchas finales de las gotas de agua. Después del deshidrogenado se realiza el acabdo final en la línea de pasivados, con lo que conseguimos un acabado final perfecto.